Negociaciones exitosas con PNL

ideas clave del libro →

  1. Aplicar principios de Programación Neurolingüística a la vida diaria no es algo impensable.
  2. Es importante conocerse a sí mismo. En la medida que me conozco puedo entender cuáles son mis puntos fuertes y cuáles son los puntos débiles que me acompañan al momento de negociar. A nadie le gusta escuchar sus debilidades, es momento de acostumbrarnos.
  3. Conocer la función e importancia de los programas y metaprogramas. De estos depende nuestra vida y resultados.
  4. Buscar estados de ánimo óptimos. Conocer las técnicas que tenemos a nuestro alcance para lograrlo es una joya.
  5. Conocer a la otra persona para saber cuál es la forma más adecuada para exponer nuestros puntos al negociar.
  6. Aprender a escuchar y a hacer preguntas abiertas en lugar de cerradas.
  7. Escuchar las necesidades de la otra persona e incluso anticiparlas para poder saber cómo negociar mejor.
  8. Crear una atmósfera ideal para una negociación. De esta depende que se logren comunicar las ofertas y demandas y de que éstas puedan ser o no bien recibidas.
  9. En este sentido, buscar la empatía con la otra persona.
  10. Respetar a la otra persona y respetarme a mí. Si la otra persona no manifiesta interés en negociar, aunque tenga la mejor disposición, no puedo forzar la situación, más bien, no debo. Esto solo crearía una desigualdad al momento de negociar y, por ende, una ventaja para la otra parte.

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion

© 2017 Le-yen-do

Tema de Anders Norén