Resumen + Ideas + Comentarios

El Vendedor más Grande del Mundo

Introducción

Calificación:

El vendedor más grande del mundo,
Og Mandino,
Editorial Diana,
ISBN: 9681308042.

“El fracaso no te sobrecogerá nunca si tu determinación para alcanzar el éxito es lo suficientemente poderosa.

Por medio de una historia conmovedora, Og Mandino expone 10 principios a través de los cuáles las habilidades de venta de cualquier individuo pueden verse mejoradas e incrementadas.

La historia se centra en Hafid, personaje principal, el cual al principio del libro al contar con abundantes riquezas y poseer el título de “el vendedor más grande del mundo” toma una decisión que deja absortos a sus principales gerentes y a Erasmo, amigo y compañero de él: la de vender todas sus mercancías almacenadas y todas sus propiedades para convertirlas en oro.

Dos cosas suenan extrañas hasta este punto. La primera, por qué retirarse en su mejor momento? Y la segunda que no había expuesto: la de repartir sus riquezas con los pobres y con su gente más cercana.

La decisión de Hafid obedecía a que, por un lado, reconocía que su edad ya era avanzada y que era momento de empezar a ordenar su casa y, por el otro, porque le revela a Erasmo, su siervo, que años atrás el fue un camellero de Pathros, un hombre que confió en él y que en su momento fue uno de los más grandes vendedores del mundo. Y así es como Hafid tiene una remembranza de su vida y de cómo fue que el se convirtió en el vendedor más exitoso. Es así como recuerda cuando Pathros creyó en él y le compartió el secreto que le había dado el éxito y reconocimiento: la sabiduría y los consejos de 10 pergaminos sagrados.

Sí, sí, lo sé. Suena a un bonito cuento rosa de final feliz. No contaré la historia en sí y me centraré en lo interesante. Continúo…

“En las ventas como en la vida, se alcanza la victoria después de muchas luchas e incontables derrotas. Cada lucha, cada derrota, acrecienta la destreza y la fuerza, el valor y la resistencia, la habilidad y la confianza.”

Cuando Pathros recibió de un extraño los pergaminos en su juventud, fue por agradecimiento después de haberle salvado la vida. Cuando Hafid recibió los pergaminos fue después de haber ayudado regalado un manto al bebé de una pareja acosada por la interperie. Suena insignificante, pero es importante señalar que ese manto era una prueba que Hafid tenía que pasar para que Pathros finalmente accediera a instruirle en la arte de las ventas –recordemos que era un simple camellero-.

Así que lo interesante es que los actos que hicieron que en su momento cada uno fueran merecedores de los pergaminos, fueron actos de amor: ayudar al prójimo y arriesgar sus propios intereses. Así que me encanta este primer discurso entre líneas del libro: El éxito en la vida, en los negocios, en las ventas y las riquezas provienen de actos de amor.

Soy un romántico chapado a la antigua, lo sé.

“No, hijo mío, no aspires a la riquezas y no trabajes solamente para enriquecerte. Esfuérzate por alcanzar la felicidad, por ser amado y amar, y lo que es de más importancia, procura con ahínco alcanzar la paz mental y serenidad”

LOS PERGAMINOS

“Me formaré nuevos hábitos y seré esclavo de esos hábitos”

Sin más que agregar, vamos al punto central del libro: los pergaminos. Por cierto, el consejo es leerlos varias veces al día durante 30 días cada uno ya que de ésta forma haremos de ellos un hábito.

Pergamino 1: Hoy comienzo una nueva vida

“El fracaso no será mi recompensa por la lucha. Así como la naturaleza no ha hecho provisión alguna para que mi cuerpo tolere el dolor, tampoco ha hecho provisión alguna para que mi vida sufra el fracaso”

“Me formaré nuevos hábitos y seré esclavo de esos hábitos”

Pergamino 2: Saludaré este día con amor en mi corazón

“Este es el secreto más grande en todas las empresas. La fuerza muscular puede partir un escudo y aún destruir la vida, pero solo el poder invisible del amor puede abrir el corazón del hombre”

“Haré del amor mi arma más poderosa y nadie a quien yo visite podrá defenderse de su fuerza”

“Elogiaré a mis enemigos y se convertirán en mis amigos. Elogiaré a mis amigos y se convertirán en mis hermanos. Ahondaré siempre en busca de razones para elogiar”

Pergamino 3: Persistiré hasta alcanzar el éxito

“Me abstendré de escuchar a aquellos que lloran y se quejan porque la enfermedad es contagiosa”

“Los premios de la vida se encuentran al final de la jornada y no al inicio. No me corresponde a mí saber cuántos pasos son necesarios para alcanzar mi meta”

“Jamás aceptaré la derrota y borraré de mi vocabulario palabras o frases como abandono, no puedo, imposible, irrealizable, improbable, fracasado, retirada”

Pergamino 4: Soy el milagro más grande de la naturaleza

“No haré más intento vanos de imitar a otros. En cambio exhibiré mi singularidad, la proclamaré  y la venderé”

“Soy una coa rara y existe valor en todo lo raro, por lo tanto, soy de valor”

Pergamino 5: Viviré este día como si fuera el último de mi vida

“No perderé ni un solo momento en lamentarme por las derrotas del ayer, los sufrimientos del ayer, porque ¿por qué debo desperdiciar lo que es bueno en lo malo?”

“Olvidándome del ayer no pensaré tampoco en el mañana. El mañana nace sepultado con el ayer, viviré este día de mi existencia”

“Y si fuera mi último día, será mi monumento más grande; y si no lo es, caeré de rodillas y daré gracias”

Pergamino 6: Hoy seré dueño de mis emociones

“La naturaleza es todo un ciclo de estados de ánimo y yo soy parte de la naturaleza”

“Si les ofrezco a mis clientes lluvia, lobreguez y pesimismo reaccionarán con lluvia, lobreguez y pesimismo y no me comprarán. Si les ofrezco gozo, entusiasmo y claridad reaccionarán con gozo, entusiasmo y claridad”

“Débil es aquel que permite que sus pensamientos controlen sus acciones”

Pergamino 7: Me reiré del mundo

“De aquí en adelante cultivaré el hábito de la risa. Sonreiré y mi digestión mejorará; me reiré y mis cargas serán aliviadas; me reiré y mi vida será alargada”

¿Mi preocupación de este día no parecerá necia dentro de 10 años?

“Esto también pasará. Con la risa todas las cosas quedarán reducidas a su justa medida”

Pergamino 8: Hoy multiplicaré mi valor en un ciento por ciento

“Soy como un grano de trigo a quien le confrontan tres futuros. El trigo puede ser puesto en una bolsa y arrojado en un chiquero para alimentar a los puercos. O puede molerse y convertirse en harina y luego en pan. O puede sembrarse en la tierra a fin de que crezca hasta que sus espigas produzcan mil granos de uno”

“Fijaré metas para el día, la semana, el mes, el año y mi vida. Al fijarme metas, recordaré mis victorias del pasado y los multiplicaré por cien”

“No cometeré el terrible crimen de apuntar demasiado bajo”

Pergamino 9: Procederé ahora mismo

“Mis sueños carecen de valor alguno, mis planes son como el polvo, mis metas son imposibles. Todo ello carece de valor a menos que sea seguido de la acción”

“La demora que me ha retrasado es hija del temor y ahora lo sé. Para conquistar el temor debo siempre proceder sin vacilación”

“No eludiré las tareas de hoy ni las postergaré para mañana, porque sé que mañana nunca llega”

Pergamino 10: Oraré pidiendo directivas y orientación

“Qué hombre tiene tan poca fe que en un momento de gran desastre y de angustia no ha invocado a su Dios?”

“Mi vida no tiene que estar saturada de religión para reconocer este gran misterio de la naturaleza”

“No oraré pidiendo las cosas materiales de este mundo. No estoy llamando a un sirviente para que me traiga alimentos. No pediré jamás que se me otorgue oro, o amor, o buena salud, o éxito. Solo oraré por directivas y orientaciones para saber el camino a seguir”

Estos son los pergaminos.

Finalmente, el libro cierra de una manera que no contaré para no quitarle el misterio al libro. Solo comentaré que no me gustó esa aparición de Saulo de Tarso o, como se le conoce actualmente, el apóstol Pablo. Demasiado tontería, para mi gusto.

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion

© 2017 Le-yen-do

Tema de Anders Norén